Iglesia y Masonería. Infocatólica


Iglesia y masonería

Después de toda una vida trabajando detrás de la barra del bar, a aquel hombre nunca le habían hecho una petición tan disparatada y, lógicamente, puso cara de reproche, por pensar que le estaban tomando el pelo:

- ¡Camarero! ¡Póngame un bocadillo de jamón, pero sin jamón…!

Pues eso es exactamente es la historia de los tres últimos siglos, cuando se escribe sin tener en cuenta la actuación de la Masonería: un bocadillo de jamón pero sin jamón. Es decir, una tomadura de pelo, en el mejor de los casos, y una gran manipulación casi siempre.

El historiador Alberto Bárcena viene demostrando en los últimos años que es de la casta de los valientes, de los que dan la espalda al discurso dominante y se salen del sistema para correr en busca de la verdad. Hace unos años, el profesor Bárcena puso las cosas en sitio cuando contó lo que de verdad sucedió en la construcción del Valle de los Caídos, después desmontó el mito de la Revolución Francesa narrando el genocidio de La Vendée y ahora se apunta una tercera diana al resumir magistralmente los tres siglos de la historia de la Masonería desde su fundación en 1717 hasta el día de hoy. En definitiva, el profesor Bárcena con este libro nos ha servido un bocadillo de jamón…, ¡pero con jamón…!

Este es el primer acierto de este libro: saber explicar y hacer comprensible tres décadas de protagonismo histórico de la Masonería en una síntesis clara y sencilla de trecientas páginas. Y este trabajo no es nada sencillo porque a lo dilatado del período -trecientos años- se viene a añadir la diversidad de la actuación masónica, que hace muy difícil descubrir el hilo argumental por debajo de los múltiples y distintos episodios.

Pero además de contar la historia de la Masonería, y de contarla muy bien, Alberto Bárcena nos ofrece en esta publicación «un dos por uno», como indica el título de este libro: Iglesia y Masonería, las dos ciudades. Y lo hace en una edición en la que se han cuidado los detalles materiales al máximo. Parafraseando el dicho, la portada de este libro vale más que mil palabras. En efecto, junto a la historia de la Masonería se describe otra acción, la de la Iglesia, pues como se puede leer en la contraportada: «No habían pasado más que veintiún años desde el nacimiento de la Masonería cuando el papa Clemente XII la condenó en 1738. La historia de estos casi tres siglos, como cuenta Alberto Bárcena, es el de la incompatibilidad entre la Iglesia Católica y la Masonería, resumida en estas palabras de San Agustín: «Dos amores edificaron dos ciudades: el amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios edificó la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de sí mismo, la celestial».

Y todo esto lo cuenta Alberto Bárcena sin morderse la lengua, y en consecuencia se descubren en estas páginas las conexiones existentes entre la Masonería y el satanismo, y se queda uno de una pieza cuando lee cómo se deslumbran los sesudos y racionalistas masones por la maléfica luz luciferina. Estoy convencido que la lectura de estas páginas les va abrir los ojos a más de uno.

Por último, a buen seguro que la presentación de este libro el próximo día 30 de enero va a ser todo un acontecimiento, en la sala Juan Pablo II de la madrileña basílica de la Concepción de la calle Goya. Que haya podido ver la luz un libro como este ya lo es; pero además en la presentación estará Beatriz Ozores, otra que tampoco se muerde la lengua y vendrá desde París Serge Abad-Gallardo, un francés que habla clarito de su desprendimiento del mandil y que es autor del libro Por qué dejé de ser masón.

Javier Paredes