El sacrificio de la tarde.  Vida y muerte de Madame Élisabeth, hermana de Luis XVI

El sacrificio de la tarde. Vida y muerte de Madame Élisabeth, hermana de Luis XVI

20,00 €

Producto Disponible - (Imp. Incluidos)


224 páginas

14X21 cm.



Jean de Viguerie (1935) es uno de los mejores especialistas del siglo XVIII y una autoridad internacional en Historia religiosa. Se doctoró en 1973 con una investigación sobre la le educación y tres años después obtuvo el premio “Marcellin Guerin” de la Academia Francesa por su libro Une ouvre d’éducation sous l’Ancien Regime. Les Pères de la Doctrine Chrétienne en France et en Italie (1592-1792). Ha sido Professeur de la Universidad de Angers y presidente de la Sociedad francesa de Historia de las Ideas y de Historia religiosa. Organizador de los Encuentros de Historia religiosa de Fontevraud. Es uno de los historiadores más reconocidos de la etapa de la Revolución Francesa, y entre sus numerosas publicaciones sobre estos años destaca su libro traducido al español Cristianismo y Revolución. Cinco lecciones de historia de la Revolución Francesa. Se ha ocupado de la figura del rey francés Luis XVI, hermano de Madame Élisabeth, cuya biografía ofrece ahora a los lectores de habla española la editorial San Román .

El libro

Madame Élisabeth fue la hermana menor de Luis XVI. Con sus amigos formó su Corte en palacio, dentro de la Corte de Versalles, en la que reinaba la piedad religiosa y la paz. Soltera, no entró en ningún convento, porque su vocación fue la de estar junto a los suyos, la familia real. Ya desde 1789 les asiste y les reconforta y en lugar de huir se traslada con ellos desde Versalles a las Tullerías y desde las Tullerías a la prisión del Temple. Después de la ejecución de Luis XVI y de María Antonieta, fue también guillotinada, porque el régimen no la puede perdonar. Ella fue su enemiga, porque desde el principio denunció lo que de falso e ilusorio tenía la Revolución. Con sentido sobrenatural aceptó su muerte y en la prisión del Temple recitaba una oración que empezaba así: «No sé lo que me va a ocurrir hoy, Dios mío, lo ignoro. Pero sé que todo lo que me suceda ha sido previsto desde toda la eternidad por Vos. Me sobra con esto, Dios mío, para quedarme tranquila. Adoro vuestros designios eternos y me someto a ellos de todo corazón».

Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario